tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Jue19102017

Última actualización04:16:00 PM GMT


Si no viajas es por tu culpa: Jóvenes trabajadores y la realidad del sistema

  • PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

principal edit

Las redes sociales forman parte de nuestra vida y en ellas compartimos parte de nuestro día a día con nuestros amigos y conocidos. Durante los meses de verano hemos visto cientos de fotos en Instagram de gente viajando y conociendo mundo. ¿Dónde quedamos los que trabajamos en verano?


Joven y trabajador: ¿Vacaciones imposibles?

Como todo en esta vida el carácter de clase importa y mucho. Para los jóvenes cuya economía no les permite sacar la maleta de paseo el verano significa buscar empleo y echar horas, todos sabemos que la temporada veraniega es una buena oportunidad para sacarse un dinero extra tal y como están las cosas. ¿Deberíamos sentirnos afortunados?

Desgraciadamente el derecho al descanso no es igual para todos, las condiciones laborales son muy distintas entre sectores y también respecto a los trabajadores adultos. Los jóvenes ocupamos un lugar más precario y tenemos mayor necesidad de empleo; las empresas lo saben y se aprovechan de ello. Los días de descanso y las vacaciones no se estilan demasiado en empleos de tipo estacional o en las suplencias de verano. Viajar es, para nosotros, algo bastante complicado.

¿Esto significa que los jóvenes que trabajamos en Verano viajar sea misión imposible? Para nada, el turismo es una forma de ocio y en nuestro sistema eso significa consumo, o dicho en términos empresariales, el pago por un bien de servicio. Como todo negocio de éxito éste se adapta a la mayoría de bolsillos y hay muchas opciones para viajar a las que podemos acceder si tenemos unos días libres. Comprar billetes con antelación, mirar bien los hostales más económicos... hay cientos de blogs que nos lo explican detalladamente y que valen la pena revisar antes de hacer una escapada.

El problema viene cuando se nos quiere vender un modo de vida relacionado con viajar y conocer mundo para los jóvenes que no se corresponde con la realidad en la que vivimos la mayoría de los que curramos en España.

vice

Portada del artículo  de Vice España

Un  artículo de Vice, medio digital pretendidamente alternativo, nos vende el siguiente titular: "Tengo 22 años y he estado en 40 países". Más allá de titulares chocantes tipo "clickbait" hechos para llamar la atención del lector veamos qué nos recomiendan para llegar a ser un "auténtico viajero". Antes de empezar a entrar en materia nos advierten:

"Después de leerlo te van a entrar ganas de dejarlo todo, coger la mochila del Decathlon y pirarte a ver mundo, que ya has perdido mucho tiempo"

Todo indica que al adentrarnos encontraremos la fórmula para convertirnos en un experto mochilero, hallaremos el modo de visitar decenas de países, conocer medio mundo por cuatro monedas. ¿Qué has estado haciendo todo este tiempo? el mundo está ahí fuera y si no vas a descubrirlo es culpa tuya, no lo has sabido aprovechar. Si ellos lo han conseguido, ¿qué te lo impide a ti?

Casi, pero no. El artículo pasa por alto cosas tan básicas que hasta es lamentable tener que comentarlo. Sí, tenemos que trabajar para vivir, debemos pagar el alquiler, tenemos que asistir a clases y examinarnos casi cada semana, tenemos que ayudar a nuestras familias y en definitiva luchar por ganarnos la vida día tras día. Menuda sorpresa, resulta que vivimos en el capitalismo.

La verdad es que la inmensa mayoría de jóvenes no pueden vivir a su aire, dejando atrás sus obligaciones de un portazo. Si fuera así todos estaríamos mochila en mano viviendo la vida loca sin tener que soportar la amargura de un jefe cabreado y un salario mal remunerado, por no hablar de las penosas condiciones que vivimos a día de hoy en España... el que sabe, sabe.

 

Lo que nos intentan vender:

El modo de vida que se exhibe no lo pueden seguir la inmensa mayoría de jóvenes de nuestro país. ¿El motivo? Sencillamente seguimos dependiendo de nuestro trabajo para poder vivir. En el capitalismo somos libres, al menos formalmente, para poder dejar el empleo y coger la "mochila del Decahtlon". Pero lo que nos ata, esas cadenas invisibles no van a desaparecer por mucho espíritu aventurero que tengamos.

Pocos son los jóvenes que pueden permitirse el lujo disponer de una tarjeta con dinero suficiente y vivir sin mayor preocupación que acumular sellos en pasaporte y vivir del dinero de sus familias. Seamos claros, los jóvenes descritos y su "ganarme la vida como pueda para poder volver a viajar de nuevo" no son reales ni representan a la juventud trabajadora. Con la tasa de paro que hay suficiente tenemos con poder acceder a un trabajo como para plantearnos dejarlo a los pocos meses para irnos a Tailandia o cualquier otro destino de moda.

vicecomments

Comentarios en la publicación de Facebook del artículo en cuestión. ¿Estás de acuerdo con ellos?

¿Conclusión? La vida obrera no vende, el trabajo y el esfuerzo no venden porque son lo normal y lo normal es aburrido. Pasa desapercibido como nuestra rutina laboral, como aquél sin techo que pide monedas cada mañana en el metro, forma parte de la cotidianidad. Es más sencillo evadirnos de la realidad que plantar cara, es más sencillo soñar con una vida que no podremos tener que luchar por cambiar la realidad.  Incluso parece que tengamos que sentirnos mal por no tener una vida llena de viajes y excesos como los que muestra el artículo. ¿No has viajado a Holanda, te has puesto hasta arriba de setas y te has despertado en Marruecos al día siguiente? Menudo pringado.

No es culpa nuestra haber nacido en familias que viven de su trabajo, al contrario, nos sentimos orgullosos de pertenecer a ellas. Viajar sin preocupaciones y colgarlo en Instagram para ser la envidia de tus colegas cuando tienes la vida solucionada es fácil. Levantarte cada día para ganarte la vida es lo complicado. Ya lo dijo de Niro: "El obrero es el auténtico tipo duro".

el obrero es el tipo duro

Escena Robert de Niro: Una historia del Bronx 

La ideología que se esconde detrás de todo esto: 

Como la mayoría de modus vivendi alternativos estos suelen beber de una condición social privilegiada. Los que no se quieren adaptar a la norma establecida son a menudo los que pueden permitírselo, los que no están atados por las cadenas del trabajo, y ahí entra la cuestión económica.

Hablando claro, las ideas que se encuentran detrás de esto son las del individualismo pequeñoburgués. Cito textualmente: "No saben muy bien qué les deparará el futuro, por eso mismo prefieren pensar en el próximo viaje". Pero nosotros sí sabemos bien lo que nos deparará el futuro si sólo pensamos en el próximo viaje, o en el próximo finde de borrachera, que nos caerán palos por todos lados, que las pasaremos canutas para tener un futuro que valga la pena.

Somos la generación que vivirá peor que nuestros padres, dicen algunos. Yo estoy seguro de que si nuestra máxima preocupación es la de escoger el próximo destino de vuelo esa afirmación no está tan lejos de hacerse realidad.

Contra el horizonte de nihilismo y despreocupación barata nosotros decimos que el turismo es una opción de ocio muy válida para nosotros, pero nos oponemos a que nos hagan creer que si la vida de millones de personas no se basa en sus cánones es que está desaprovechada o que estamos perdiendo el tiempo.

Al final todo depende del prisma desde el que lo miremos. Los humanos somos seres sociales y no vivimos al margen de la sociedad, por muy a nuestra bola que queramos ir. Todo lo que sucede a nivel social nos repercute: los recortes, el poder cada vez mayor que tienen los empresarios sobre nosotros, las guerras por el precio del crudo etc.

Quizás la mayor aventura de nuestras vidas no se dé en un destino paradisíaco como el que se buscaba Di Caprio en el film "La Playa", sino día a día en nuestro propio barrio, con nuestra propia gente, alzándonos contra toda injusticia y construyendo un futuro revolucionario todos para nosotros, para la clase obrera y el conjunto del pueblo. Los que alguna vez hemos participado en impulsar una movilización sabemos lo que se siente. Por poner un ejemplo, después de meses de preparación de una huelga estudiantil no hay nada más satifactorio y gratificante que ver a miles de estudiantes detrás de pancartas y banderas que exigen una educación para los hijos del pueblo, contando a nuestro lado con trabajadores de conflictos en lucha.

¿Y tú, te vienes con nosotros?

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook