tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Vie03072020

Última actualización09:36:03 AM GMT


Lampedusa, aquel mar de fuego que removió las conciencias europeas.

  • PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

Porque a veces la realidad supera la ficción. Porque los estragos de un mundo injusto y egoísta ya son suficientes para el argumento de la más dura película de terror. Esta es una de las bases del boom del cine documental, junto con la sensibilidad de cada vez más directores que, con una gran calidad artística y con las mejores herramientas del cine de ficción se lanzan a la difusión de todo tipo de realidades que asolan al mundo a través de este formato. Por eso hoy en Tinta Roja hablaremos de un filme que, aunque cuesta encontrarlo en la cartelera de los principales cines, merece la pena.

Habíamos oído hablar de Lampedusa, de aquellas playas italianas últimamente presentes en los medios de comunicación. Mucho se dice, pero poco se piensa y (casi) nada se hace. Atacar directamente al centro de la hipocresía del mundo occidental que se lamenta con un “qué pena” ante las imágenes del telediario mientras hunde su cuchara en un cuenco de comida caliente es lo que buscaba y, ha conseguido, este documental. Es así que el director de 'Fuocoammare', Gianfranco Rosi, rodó durante un año y medio en la isla de Lampedusa con objetivo de concienciar sobre el drama de los refugiados.

El resultado: un documento desnudo, sin excesivos juicios de valor (porque a veces no son necesarios) que remueve la conciencia del espectador y que señala con un certero dedo índice acusador a los culpables. Una cinta honesta, con la que Rosi quiso honorar a “todas aquellas personas que no lograron alcanzar Lampedusa” y a los habitantes de la isla italiana porque, dijo, “siempre están abiertos a recibir a otras personas”, como bien anunció tras recibir el Oso de Oro de la Berlinale 2016.

http://cadenaser.com/ser/2016/02/21/internacional/1456045845_746514.html

Con un claro título, Fuocommare, o “Fire at sea”, mar de fuego en castellano, las imágenes de un Mediterráneo ardiendo no sólo habla de la crisis migratoria de la vieja Europa, sino de su lado más social y humano. Humanizando a cada uno de los personajes/testigos, humanizando también al espectador, con el que se habla de tú a tú, no sólo se narran peripecias que bien podría haber protagonizado Ulises miles de años atrás, sino nos interroga sobre cuál fue su particular guerra de Troya que hizo que estos refugiados se agolpasen frente a las costas italianas. Interrogante que demuestra nuestra ignorancia en el tema y que, con pedagogía y gran sensibilidad, desmonta de un plumazo los aires de grandeza de Europa, el egoísmo de sus dirigentes y de su población más acomodada y la manipulación mediática en la que vivimos.

Porque es una historia de todos aquellos que intentaron llegar a Lampedusa, los que lo consiguieron y los que no, pero también de los que los recibieron.  Se trata de la yuxtaposición de los  hilos narrativos, uno dedicado a la vida cotidiana de los residentes de la isla italiana (sobre todo Samuele, un niño de 12 años) y otro centrado en la llegada sucesiva de migrantes africanos a sus costas. Este doble protagonista, junto a la cercanía temporal y espacial de los acontecimientos completan la lista de grandes aciertos que hace que el documental de Rosi nos parezca altamente recomendable, por su poder agitativo de conciencias.  Unas imágenes que no dejan de ser dolorosas y chocantes, pero necesarias. 

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook