tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Jue09072020

Última actualización09:36:03 AM GMT


Yo, Daniel Blake: la rabia de la sala de espera

  • PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 


Hoy, en Tinta Roja, os recomendamos Yo, Daniel Blake, una producción que ha sido galardonada con la palma de oro en el Festival de Cannes de este año y que ha salido bien parada en el Festival de San Sebastián y Locarno. La acción tiene lugar en Inlaterra, y pone el punto de atención en unos servicios de empleo, sanidad y pensiones en proceso de privatización y que están muy lejos de cubrir las necesidades de la clase obrera.

La historia es la de un señor, Daniel Blake, que se ve obligado a abandonar el trabajo por problemas en el corazón y comienza los trámites para que se le conceda una pensión que le dote de unos ingresos para poder vivir. A partir de ese momento, deberá ir atravesando todos los impedimentos que le impone la administración, conociendo en el camino a una madre soltera y a sus hijos que también sufren un sistema que, en principio, o según se prometió, cuidaría de su bienestar.

Salvando las diferencias que pueda haber entre Inglaterra y España al respecto, inevitablemente nos veremos en esas salas de espera interminable, ante la denegación de esa beca o ayuda que nos

pertenece, o con más bien pocas opciones para llegar a fin de mes. Porque la raíz es la misma, porque el llamado estado del bienestar fue simplemente el capitalismo disfrazándose de cordero, y nosotros, la clase obrera, lo padecemos sin distinción de nacionalidad.

Durante la película seguramente pase por nuestra mente el caso de la mujer de Reus, a la que le cortaron la luz y se le quemó la casa por utilizar velas, o el de todos aquellos que mueren en las listas de espera, el de los estudiantes que se enfrentan al bullyng por su situación económica, o tantos casos y casos más. La película se queda en la crítica que solemos ver en los medios de comunicación, esta es, la de criticar las consecuencias y no ir nunca a la raíz (había quien no se podía explicar qué había fallado en el caso de la mujer de Reus). Nos llenará de rabia, desde luego, y el final no diferirá mucho de otras tantas historias que vemos día a día.

https://www.youtube.com/watch?v=wT54v2mc-fQ

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook