tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Vie03072020

Última actualización09:36:03 AM GMT


Rutas Históricas por Paisajes de la Guerra Civil

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Cuando la música de cañones y fusiles dejó de sonar allí por 1939, España era un país arrasado. Y los tres años que duró la guerra plagaron nuestro territorio de lugares con historia. Historia de batallas, trincheras y búnkeres. Muchos de estos lugares han sucumbido al tiempo y el olvido, y los hemos perdido. Pero otros aun mantienen sus estructuras de hormigón, sus cráteres o sus agujeros de bala invadidos por la vegetación o la maleza. En este artículo enumeraremos algunas de las rutas históricas que hoy en día nos permitirán presenciar los lugares de aquellas batallas, imaginarnos aquellos paisajes envueltos en el humo y ruido de las bombas.

Así, como es lógico la mayoría de estos lugares los encontramos en las zonas donde combatieron ambos ejércitos de una forma más estable y prolongada en el tiempo, lo que conocemos como Frente de Guerra, que dejó numerosas fortificaciones y vestigios. En líneas generales se localizan entorno a Madrid en el centro; en el Norte en toda la cordillera cantábrica; y al interior en el Este toda una franja desde los Pirineos, el Sistema Ibérico hasta el Levante y Murcia; sumando a todo esto los conjuntos de fortificaciones costeras de todo el litoral peninsular.

Empezando por la capital, Madrid y sus proximidades fue uno de los mayores escenarios en la guerra, y como tal contamos con innumerables rutas bien catalogadas y explicadas. Por ejemplo todas las localizadas en el entorno de Guadarrama, cuyo ayuntamiento ha desarrollado un programa turístico-cultural llamado Huellas de la Guerra, muy fácilmente consultable en su web[1]. Para visitar estos parajes encontramos diez itinerarios con diferentes dificultades y muy bien explicados. Los lugares más emblemáticos de esta zona son el Cerro de La Sevillana, del bando Nacional, con un gran complejo de fortificaciones como nidos de ametralladora, trincheras, puestos de tirador, o un gran observatorio blindado que dominaba toda la zona. En el bando republicano destacan el Cerro Rojo, o el Cebo de los Lobos, donde podemos observar la inferioridad en cuanto a materiales e inteligencia militar de las estructuras republicanas. Para el conocimiento de estos y otros lugares especiales en la defensa de Madrid, los CJC cada año organizan una marcha antifascista en la que la juventud contacta directamente con su historia y naturaleza contribuyendo a conservarla.

Viajando hacia el noreste, en el valle del Ebro nos encontramos otro de los frentes con mayor número de bajas y duración. Un lugar señalado pero poco conocido para empezar nuestro conocimiento sobre esta zona es Corbera de Ebro, Tierras Altas de Tarragona, y su Centro de Interpretación 115 días, o su exposición La Trinchera, donde podremos adentrarnos de lleno en el Frente del Ebro y la destrucción de toda la comarca. El pueblo actual fue trasladado y podremos pasear por las ruinas de la antigua Iglesia, ahora reconstruida dejando ver los estragos de los bombardeos.

Sin salir de la comarca, podremos visitar numerosos emplazamientos y estructuras restauradas, como trincheras, nidos de ametralladora, etc. Pasando a Aragón, y bastante más conocido, es el caso de Belchite (pueblo viejo), un pueblo destruido por la guerra y que se conserva en ruinas. A 50 km de Zaragoza, podremos disfrutar de visitas guiadas diurnas y nocturnas organizadas por el Ayuntamiento, además de varias rutas por el entorno que nos darán una mejor idea de la batalla. Continuando en Aragón, en Teruel encontraremos varias rutas interesantes que visitar, ya que esta zona sufrió avances y retrocesos en el frente y dejó abundantes restos. Es el caso de las trincheras de Sarrión[2], o el Bunker de la CNT cerca de La Puebla de Valverde[3], ambos realizables a pie o en bici. Aunque hay un sinfín de rutas por la provincia.

Ahora nos vamos más al norte, hasta Asturias. Allí en el valle del Nalón, vamos a poder disfrutar de varias rutas por las sierras de El Pedrosu y Bufarán. La situación estratégica de esta zona  y su acceso a Oviedo concentró muchos de los combates por su control. Tras la última embestida fallida de los republicanos el 1 de Agosto del 37, y la posterior derrota en Octubre, a nosotros nos ha llegado un sinfín de estructuras, trincheras, observatorios, y puestos de tiro. El proyecto “Espacio Histórico Frente del Nalón”[4] ha reconstruido y restaurado muchos de estos lugares y ahora son fácilmente visitables.

Un poco más al Sur, en León, nos podemos acercar a las fortificaciones de montaña de la Cordillera Cantábrica. Es el caso de La Pola de Gordón, donde encontramos varias rutas por los diferentes picos y cumbres, como la de Fontañán con una gran trinchera y otras estructuras defensivas, o en Peña Muezca con refugios, puestos de tirador y un túnel de 25 metros que comunica ambas laderas de la cumbre. Estas y otras rutas hasta 50, están recogidas en un libro titulado: “La Maginot Cantábrica”, cuyo sugerente título nos hace ver la cantidad de patrimonio histórico-militar que encierra esta cordillera.

En definitiva, no nos faltan los lugares a visitar y las historias de guerra que conocer. Es importante contemplar los lugares donde tantas personas perdieron la vida y dejaron su huella, sabiendo y conociendo las vicisitudes y los pormenores del día a día en el frente, o las grandes campañas y estrategias militares de despacho, ya que dicho conocimiento previo nos dotará de una perspectiva diferente y dará a las piedras y los ladrillos un color y brillo diferente. 

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook