tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Vie20092019

Última actualización09:36:03 AM GMT


Amnistía Internacional, promovedor de la guerra y títere del capital (Parte 2)

  • PDF
Usar puntuación: / 10
MaloBueno 

Una guerra nunca se justifica desde lo económico, aunque este sea el principal motivo de que se den. Una guerra siempre se intentará justificar (¿?) desde el plano humanitario, apelando a una supuesta responsabilidad moral de ciertos países (generalmente los más ricos) y la necesitad de "exportar" su democracia a tiro limpio. Es aquí, cuando entran en escena ciertas organizaciones, que en el ideario colectivo se ven como "rebeldes" "progresistas" pero no son más que marionetas disfrazadas a manos del capital. Es el caso de Amnistía Internacional, entre otros, que es co-responsable directo de las últimas guerras del ya quemado planeta Tierra.

Analizábamos en la anterior parte del artículo el papel que tuvo Amnistía Internacional, entre otros, en el golpe de estado de carácter fascista y la posterior sangrante guerra en Ucrania y en la guerra contra Libia. También podríamos hablar de su papel en la guerra de Afganistán, pero creo que la actualidad es más importante y ahora mismo la oligarquía europea y norte-americana tiene los ojos puestos en Siria.

Allí, llevan sucediendo atentados y actos terroristas contra el país y su gobierno elegido por vía electoral varios años.

               

Las imágenes no dan pie a muchas dudas. Muestran la muerte de seguramente más de sesenta personas y múltiples heridos en otro atentado terrorista de los mismos extremistas islámicos (llamados rebeldes o opositores de al-Assad por la prensa occidental) financiados y armados desde el exterior, por las potencias occidentales y las dictaduras del golfo: Catar y Arabia Saudí

¿Que hace Amnistía Internacional ante esto? Silencio.

También hay una carta enviada al representante del Gobierno sirio en Naciones Unidas para que paren las muertes de civiles por parte de su gobierno, todo muy coherente.

Ni una palabra sobre que EEUU y la Unión Europea estén financiando a estos "rebeldes", mientras critica hipócritamente al Estado Islámico, que con cada pozo petrolero que arrebatan al ejército sirio de Al Assad baja el precio de la gasolina en Occidente.

Amnistía Internacional pedía la colaboración de los "ciudadanos" e indicaba que ya había recogido 11.962 firmas para supuestamente pedir el fin de la represión en Siria. Encabezaba el titular como: ¿Por qué calla el mundo ante la situación en Siria? Culpabilizando de las muertes de civiles a las fuerzas de seguridad sirias y no habla para nada de los mercenarios islamistas que han entrado en el país, que como bien debe saber Amnistía Internacional están extendiendo el terror y causando estragos en la población civil. Tampoco dice nada sobre que ya, hacia finales del año 2011, más de 2.000 muertos eran de las propias fuerzas de seguridad sirias, algo llamativo.

Amnistía Internacional además, lanzó informaciones que no eran ciertas, como el caso de la mujer Zeinab al-Hosni, que supuestamente había sido: "decapitada, mutilada y despellejada en una cárcel Siria", pero que luego apareció viva.

También recurrió a la mentira y la falacia. Declaraciones sin fuentes, y manifiestamente falsas como:

AI: "...habían sido agredidos físicamente en los hospitales del gobierno por la plantilla médica, y en algunos casos se les negó el cuidado médico, mientras otros que habían sido llevados al hospital fueron detenidos o habían simplemente desaparecido."

Siguiendo la tónica general del manual de cómo invadir un país sin que la población europea de escandalice, en otra campaña de las suyas Amnistía Internacional pretende también en Siria (como en Libia con Gadafi, Corea con Kim Jong-Un, Venezuela con Maduro, etc.) centrar las iras de la gente en alguna persona demonizada, en este caso el presidente del país. Acusaba al Gobierno sirio de cometer crímenes contra la humanidad y de haber matado a centenares de mujeres, además de cargarle con 6.000 muertos, otra vez sin aportar pruebas y sin mencionar a los terroristas islámicos.

En esta campaña, también solicitaba que se enviasen cartas a la mujer del presidente Bashar al-Assad para que interviniese y parase esa supuesta masacre de mujeres que perpetraba su marido. ¿Por qué no a Hillary Clinton, responsable directa del brutal ataque de la OTAN sobre Libia, que ha matado miles de civiles, entre ellos muchas mujeres y niños, y que reconoció en una entrevista que EE.UU. creó y entrenó a Al-Qaeda (embrión del Estado islámico) para combatir a los soviéticos en Afganistán?

Rusia, también por interés económico y en ningún caso humanitario, pidió un diálogo para solucionar los problemas y a diferencia de otros países e instituciones también ha denunciado la violencia de los grupos islamistas armados. Esto no le interesa nada a la oligarquía europea y yankee asi que Amnistia Internacional movió sus hilos.

Repito que Amnistía no ha dicho ni una palabra sobre de la financiación y apoyo exterior a los "rebeldes" que han entrado en Siria, algunos de ellos procedentes de Libia, ni tampoco de la participación de los servicios de inteligencia estadounidenses, británicos o incluso israelíes en el proceso de desestabilización de Siria.

Así, 52% de la población británica aprueba bombardear Siria (lo que significa la guerra), ONGs como ACNUR piden "zona de exclusión aérea en Siria" (paso previo a un bombardeo), EE.UU., Francia e Inglaterra se coordinan para un ataque a gran escala y las petroleras ya se frotan las manos. Alemania, por su parte, obtiene los 800.000 inmigrantes que necesita y que sus propias leyes le impide conseguir.

Y es que, en un mundo donde nada es desinteresado o al azar, organizaciones como Human Rights Watch, Freedom House o Amnistía Internacional cumplen un papel crucial en crear las bases para que la juventud obrera y de extracción popular apoyemos guerras en las que siempre pierde nuestra clase social, alejándonos de la realidad y emitiendo cantidades ingentes de datos confusos contradictorios pero dirigidos siempre a favor de los intereses de las grandes multinacionales. Más allá de que existan o no gente honrada entre sus filas, estas organizaciones "humanitarias" son cómplices de la barbarie capitalista y algún día tendrán que rendir cuentas por los millones de muertos y refugiados que originan estas sangrientas, tristes y evitables guerras.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook