tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mie13112019

Última actualización09:36:03 AM GMT


¡Desencadenamiento de la UE con poder obrero y popular!

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El posicionamiento del movimiento obrero y popular ante las uniones imperialistas es uno de los temas más críticos para la orientación de la lucha en cada país e internacionalmente, en la perspectiva de la concentración de fuerzas y la eficacia de la lucha contra los monopólios y su poder. Por eso está constantemente en el centro del conflicto entre fuerzas que, con una u otra manera, apoyan al sistema imperialista, proponiendo una mezcla distinta de gestión del sistema burgués.

Uniones del capital...

Este asunto se vuelve muy importante en las condiciones actuales de crisis capitalista profunda y duradera a nivel internacional. La crisis afecta aún más fuerte las contradicciones y los antagonismos interimperialistas, lleva a reposiciones importantes en el sistema imperialista. Al lado de los centros imperialistas más antiguos, los Estados Unidos, la UE, Japón, emergen nuevos, nuevas formas de coalicion de los estados capitalistas que reivindican un papel elevado y una parte del repartimiento de la presa, como la alianza alrededor de Rusia, la alianza de Shangai, la alianza de Brasil, Rusia, India, China, África del Sur (BRICS), la alianza de los paises de América Latina (Mercosur, Unasur).

El KKE y la KNE revelan el papel real de las uniones imperialistas. Se trata de uniones interestatales capitalistas, es decir, uniones que expresan las necesidades comunes y los intereses de los grupos monopolistas de los países en los que consisten y que, por esta razón, son, por naturaleza, contrarias a los intereses obreros y populares, no se pueden transformar y cambiar en favor de los pueblos. Al contrario, tienen que ser el blanco de la lucha popular. La creación de esas uniones, tal como demuestra la experiencia, sirve objetivamente a los intereses comunes de los monopolios por el aumento de la explotación de la clase obrera, el aceleramiento del poder burgués en cada país, el antagonismo con los demás centros imperialistas para el control de los mercados, de las fuentes de riqueza, los caminos de transporte de mercancías y energía.

La UE de la explotación, de las guerras, del anticomunismo...

Y sólo la experiencia de la UE a lo largo de la crisis capitalista es característica. Estos años, más intensamente, en relación con los años anteriores:

- Se promueven de forma homogénea y decisiva medidas para el aceleramiento de las ganancias de los monopolios, para pasar el peso de la crisis a los trabajadores, preparar el terreno para el desarrollo capitalista. En el epicentro está el nuevo turno de la clase obrera. Derechos se aplastan, salarios, horarios, convenios colectivos se derogan, el trabajo flexible y sin seguridad social es una realidad, uno en cada 4 jóvenes en la UE está en paro. Se generalizan los programas para el trabajo gratis de más de seis millones de jóvenes parados por parte del capital en nombre de las «prácticas». Al mismo tiempo, se derogan derechos en la Educación, la Salud, la seguridad social, va adelante la comercialización y privatización de estos sectores, que abre nuevos terrenos para las grandes ganancias acumuladas que causan la «asfixia» en las economías capitalistas.

- Se agudizan los antagonismos de la UE con los demás centros imperialistas, en su esfuerzo de asegurar los intereses de sus monopolios. Estos antagonismos se centran en el control de las fuentes de riqueza en áreas como el Mediterráneo Oriental, el Medio Oriente, África, de los caminos de transporte de mercancías y energía, el reparto de áreas de influencia y mercados. La UE y sus estados miembros participan por ello en intervenciones militares contra los pueblos, en conflictos periféricos. Los peligros de unas guerras periféricas amplias o incluso una guerra imperialista más generalizada, crecen.

- En toda la UE van adelante medidas para el aceleramiento del poder burgués. Las medidas antipopulares van codo a codo con el fortalecimiento de la represión contra el movimiento obrero y popular, la penalización de su acción, mientras en algunos países los Partidos Comunistas están ilegalizados, se prohíben incluso los símbolos comunistas. Al mismo tiempo, se aumenta el esfuerzo de manipulación ideológica y política, sobre todo de los jóvenes. La UE y las fuerzas que la apoyan, como el Partido de la Izquierda Europea, están en la primera línea de la distorsión de la historia, la equiparación vulgar y antihistórica del fascismo con el comunismo, ideología ofi cial de la UE.

...y de las contradicciones irreparables

A pesar de que los capitalistas estén unidos en el ataque contra la clase obrera y los pueblos, la participación en las uniones imperialistas no puede aniquilar las grandes contradicciones y antagonismos entre los estados capitalistas que participan, entre los monopolios representados. Estas contradicciones tienen como fuente el desarrollo desigual del capitalismo en si, que es la norma del sistema capitalista.

Las contradicciones crecen en condiciones de crisis capitalista. Hay conflicto sobre qué país capitalista, cuál de los monopolios saldrá con más ganancias y una mejor posición en la fase del desarrollo capitalista.

El conflicto intenso dentro de la UE, tal como entre la UE y el FMI, que ha estallado el último periodo, sobre cuál será la mejor mezcla de gestión de la crisis capitalista es característico. Por una parte, Alemania, junto con otros países, intenta asegurar la posición favorable que han obtenido sus monopolios, pidiendo la continuidad de la política económica restrictiva. Por otra parte, los gobiernos de Francia y de Italia, con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos, presionan al gobierno alemán a hacerse cargo de más pesos de varias maneras (cortes de préstamos, bonos europeos etc). Pero incluso en el interior de cada país, las distintas partes del capital tienen contradicciones y distintos intereses. Esto se expresa con la aparición de fuerzas políticas burguesas «antieuropeas» que piden la disolución y el cambio de la forma de la eurozona, la reorientación de las alianzas de estos paises con otros estados imperialistas, como por ejemplo con Rusia, China etc.

Este conflicto, no tiene nada que ver con los intereses del pueblo y de la juventud. Sea cual sea la mezcla de gestión que se eligirá, ambas están de acuerdo en una sola cosa: el peso de la crisis se tiene que cargar a los pueblos. Las medidas antipopulares tienen que ser infinitas, tanto en la fase de la crisis, como en la fase del desarrollo capitalista.

Contra las ilusiones...

Las fuerzas políticas socialdemócratas-oportunistas como SYRIZA en Grecia y en la UE el Partido de la Izquierda Europea, que «alzan la voz» contra los memorándums, hablan de «ocupación» de países de la UE por parte de Alemania, de «pérdida mde la independencia nacional» y de «obsesiones neoliberales», proponiendo una distinta mezcla de gestión de la crisis por el capital, creando ilusiones a las capas populares sobre el carácter de la UE y sobre su capacidad de transformarse si cambian las correlaciones políticas de fuerzas en su seno, entre los administradores del sistema capitalista, ocultan esta realidad.

Lo que ocultan es que estas medidas se aplican homogéneamente en todos los países de la UE, sea con memorándums o sin memorándums, sea con deudas públicas altas o bajas, con gobiernos liberales, socialdemócratas y «de izquierda». Lo que no dicen es que las medidas antipopulares constituyen una estrategia común de la UE que se aplica desde mucho antes de la crisis, desde el tratado de Maastricht (el año 1991), el tratado de Lisboa etc, tiene un horizonte de muchos años en adelante, están de acuerdo con ello todos los gobiernos capitalistas. La participación de cada país a la UE y a otras uniones imperialistas se hace para servir a sus monopolios, a sus propios capitalistas. Por eso, las propuestas de salida de la zona euro y readaptación de las alianzas con otros paises capitalistas, pero con los monopolios y su poder intactos, con cada país al mismo camino de desarrollo que antes, no son nada radicales.

... lucha para la salida de la UE y las uniones imperialistas

Los trabajadores, la juventud, no tienen ningún interés de las alianzas y las uniones de los capitalistas, del alineamiento con uno u otro imperialista. Todo lo mcontrario, sus derechos al trabajo con derechos, la educación, la paz, pasan a través de la ruptura con las uniones imperialistas y su base, el poder económico y político de los capitalistas, de los monopolios en cada país. El KKE y la KNE llaman al pueblo griego, a los jóvenes, a trazar su propia ofensiva contra la UE y las demás uniones imperialistas. A luchar para la salida del país de la UE y la OTAN, con socialización de los monopolios, el poder obrero y popular. ¡Este es el único camino que puede asegurar sus derechos actuales, la dominio popular, la liberación de las esposas imperialistas!


Extraído de la edición internacional en castellano del Odigitis de diciembre de 2013, órgano central de la Juventud Comunista de Grecia (KNE).

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook