tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Lun19082019

Última actualización09:36:03 AM GMT


El internacionalismo de Cuba en solidaridad con el movimiento de liberación nacional en el Congo

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El internacionalismo de la Revolución cubana se ha extendido a muchos países desde 1959. Especialmente destacable es la solidaridad que prestó al movimiento de liberación nacional en el Congo, suponiendo un punto de inflexión a las políticas racistas y colonialistas del imperialismo en el continente, que resultaron fundamentales para la abolición del aprartheid en Sudáfrica.

Desde la victoria de la revolución en 1959, la construcción del socialismo en Cuba se ha erigido bajo la práctica inquebrantable del internacionalismo. Ese compromiso férreo colocó a Cuba Socialista en medio de los procesos anti imperialistas y revolucionarios que se desarrollaban en medio mundo y, en especial, en los países del continente africano y América Latina.

Bajo esos principios, cientos de miles de combatientes internacionalistas cubanos lucharon de forma heroica en los campos de batalla frente al imperialismo, como contra la intervención en la República Popular de Angola y en Etiopía.

Esta ayuda y sacrificios desinteresados constituyen uno de los legados más gloriosos de la revolución cubana, poniendo de manifiesto que mientras el capitalismo-imperialismo es muerte y guerra, los valores de la sociedad socialista están basados en la solidaridad y la fraternidad de los pueblos y trabajadores del mundo. Uno de los pasajes menos conocidos de las misiones internacionalistas cubanas, y la que ahora nos ocupa, fue la del envío de más de 100 soldados cubanos al Congo entre los que se contaba Ernesto "Che" Guevara. Antes de abordar los detalles de esta misión, repasaremos el contexto histórico sobre el que se desarrolló.

A términos de la Segunda Guerra Mundial, existían en el mundo más de 80 territorios bajo régimen de dominación colonial, opresión que sufrían más de 750 millones de personas en todo el mundo. Los estados imperialistas europeos debilitados por la guerra y habiendo perdido la hegemonía dentro del campo capitalista por EEUU, no podían hacer frente a los movimientos de liberación nacional que surgían en las colonias y a las ansias de los pueblos africanos por el fin de la dominación imperialista. Pero lejos de aceptar la derrota, el imperialismo intensificó las agresiones y la violencia contra los pueblos que combatían por su libertad e independencia, como en las guerras de independencia de Argelia o Angola. Aunque finalmente el control directo sobre las colonias se fue perdiendo, la dominación imperialista no cesó sino que se trasformó a las necesidades concretas del momento histórico y actualmente esta dominación se ejerce a través de gobiernos títeres que preservan los intereses imperialistas a través del expolio y la explotación a los que somete el poder de los monopolios a los pueblos de África.

En el Congo el proceso de descolonización comienza durante la década de los 50, un proceso controlado por el estado belga y que culminaría en teoría entre 1980 y el comienzo del nuevo siglo. Pero en un momento de desestabilización del régimen colonial en todo África este proceso se adelanta, proclamándose en 1960 la independencia del Congo. Muchos intereses económicos estaban en juego, tanto por la explotación de los trabajadores congoleños, como en las ingentes reservas de minerales del país, bajo control y explotación de monopolios estadounidenses,ingleses y belgas.

Las elecciones celebradas en 1960 dan como ganador al MNC (Movimiento Nacional Congoleño) y es elegido como primer ministro Patrice Lumumba, una figura discordante con los planes del imperialismo en la zona por su aspiración de nacionalizar la explotación de los recursos naturales del país. Un golpe de estado orquestado por estados Unidos y Bélgica bajo la bandera de las naciones unidas en 1961, acaba con el asesinato de Lumumba y con la toma de la dirección política del Congo por parte de Moise Tshombé, firme anticomunista y proocidental, una personalidad acorde con los intereses del imperialismo y sus planes geoestratégicos en el continente africano.

En respuesta a esta injerencia imperialista en los asuntos del pueblo congoleño, se crea el Comité de Liberación Nacional, con estrechos contactos con la Cuba socialista. Esta revitalización del movimiento anti imperialista en el corazón mismo de África fue visto por el Che como una oportunidad idónea de aplicar el "foquismo" en África y convertir la República Congoleña en un gran foco antimperialista en el centro del continente. En 1965 un centenar de voluntarios cubanos llegan al Congo con el objetivo de entrenar a los combatientes del CLN.

Durante 8 meses los internacionalistas cubanos lucharon codo con codo con los combatientes congoleños, en los que se encontraron una realidad difícil de superar, no solamente la posición de fuerza del imperialismo, sino también la división interna entre las propias fuerzas congoleñas. La concepción puramente nacionalista de la lucha congoleña contra el imperialismo, de facciones dentro del movimiento de liberación, sumada a una abierta hostilidad de los combatientes con el estado mayor y una desmoralización creciente, dificultaba la labor organizadora de los internacionalistas cubanos. Numerosas derrotas y la división exponencial entre los dirigentes del movimiento de liberación y una ofensiva por parte de las fuerzas gubernamentales en octubre de 1965 culminan la descomposición de las fuerzas antimperialistas y la decisión del Che de evacuar a los todos los voluntarios Cubanos.

Pese a esta derrota la participación de Cuba en las luchas antimperialistas africanas está lejos de ser infructuosa, la ayuda cubana a Angola consiguió frenar a la Sudáfrica del apartheid y a la UNITA (Unión Nacional para la Independencia Total de Angola), puesto no se cometieron los mismo errores que en el Congo, en una aplicación mecánica de las experiencias de la revolución cubana a unas condiciones bien distintas.

A la luz de la historia los sacrificios de los miles de internacionalistas soviéticos, cubanos y de otros países socialistas que se foguearon en campos de batalla de medio mundo contra el imperialismo, constituyen una de las páginas más memorables y ejemplares de la historia de la humanidad. El ejemplo de estos héroes ilumina hoy en día las luchas de los pueblos del mundo por su liberación y en la lucha por la construcción de la sociedad comunista donde la guerra y la explotación sean hechos finalmente arrojados al basurero de la historia.

"Los cubanos internacionalistas hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia de África, sin paralelos en sus principios y generosidad" Nelson Mandela

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook