tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Lun16092019

Última actualización09:36:03 AM GMT


Premios con reconocimiento pero... sin premio

  • PDF
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

El Gobierno ha admitido que este 2015 no se podrán pagar los Premios Fin de Carrera del curso 2012-2013 debido a que, este año, ya se han pagado los relativos al curso 2011-2012 y el presupuesto no permite abonar las dos partidas.

Los Premios Fin de Carrera son unos galardones que se otorgan a los mejores expedientes dentro de cada rama. Estos premios, con un presupuesto cercano al medio millón de euros, otorgan una bolsa de entre 2.200 euros (accésit) y 3.300 euros (Premios Nacionales) a alumnos con, al menos, un nueve de media (un 8 para los arquitectos)

Parece ser que, aunque el galardón como tal se entregará (es decir, el reconocimiento a estos alumnos) no habrá desembolso económico. El motivo, argumenta el Gobierno, es que durante este 2015 ya se han pagado los premios extraordinarios del curso 2011-2012 y como el presupuesto sólo permite hacer un gasto anual, los alumnos del curso 2012-2013 tendrán que esperar a otro ejercicio presupuestario.

En primer lugar destaca que en 2015 se estén pagando los premios a quienes acabaron la carrera hace nada menos que tres años. Con suerte, los alumnos del curso 2012-2013, recibirán su premio en 2016. O quizá tengan que esperar todavía más.

Es cuanto menos preocupante la total desatención que tienen los jóvenes españoles, en este caso, jóvenes con un expediente brillante. Esa desatención es cubierta con un halo de hipocresía al celebrar los premios, poner las medallas con Ministro y parafernalias de por medio pero, de facto, no darles su premio.

Y es que aunque el reconocimiento está bien y recibir una medalla también lo cierto es que para cualquier joven hoy en día esos 3.000 euros no vienen nada mal. Máxime si tenemos en cuenta que estos jóvenes con esos expedientes, es fácil que cursen posteriormente Másteres y posgrados para continuar sus estudios y ese dinero viene muy bien para hacer frente a las altas tasas que tienen actualmente estos estudios.

Pero tampoco podemos olvidar que, como hemos denunciado muchas veces, la situación socioeconómica familiar y personal (es decir, la clase social a la que se pertenece) importa y mucho. Y es que ser pobre minimiza las posibilidades de obtener mejores resultados académicos. Esto es así por diversos motivos entre los que destacan la menor atención que pueden dedicar los padres con jornadas maratonianas, los problemas en el hogar y cómo afectan al alumno, la masificación de los colegios públicos, la no reposición de funcionarios y, por lo tanto, la rotación continua de profesores... como se puede adivinar, además, la crisis ha acrecentado estos problemas y eso supone que los niños de hoy en día van a arrastrar estos problemas en un futuro. Es decir, de aquí a 10 años será todavía más difícil que un joven de Villaverde o Vallecas obtenga estos premios extraordinarios.

Destaca también la hipocresía del Gobierno al dar explicaciones sobre estos premios pero no sobre los distintos recortes que la educación viene sufriendo desde hace años. Concretamente, el Gobierno no da explicaciones sobre los recortes en las becas del Ministerio (es decir, becas que reciben los alumnos que de verdad necesitan el dinero para estudiar) pero sí sacan un comunicado para estos premios cuando, al otorgarse independientemente de la renta, puede que algunos de estos premiados provengan de familias que no necesitan este dinero.

De nuevo se demuestra cómo los ataques a la educación tienen un carácter clasista y no es lo mismo "tocar" el bote del hijo del banquero que las migajas que se le dan al hijo del obrero.


 

Ana Escauriaza es Subdirectora de Opinión de Tinta Roja

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook