tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Lun17062019

Última actualización09:36:03 AM GMT


Pagar la matrícula en 10 plazos es un alivio... ¡pero no es la solución!

  • PDF
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

Es un hecho que las matrículas universitarias pueden pagarse en varios plazos: 1, 2 o 6. Este 6 es un alivio para muchas familias, que no pueden pagar una matrícula de un plumazo, pero la cifra a pagar por los estudios sigue siendo la misma. La Junta de Extremadura y la Universidad de Extremadura introducen para el curso próximo un fraccionamiento en 10 pagos: mucho mejor para los estudiantes con dificultades. Esto es una victoria y debería extenderse a todos los territorios, pero es la solución a los problemas de la juventud estudiante? Nosotros decimos que no, porque la cifra sigue siendo la misma, el precio sigue siendo alto y la universidad publica elitista.

Comencemos esta historia con una joven que tiene que pagar su matrícula universitaria, digamos de 1000 euros, y que no tiene beca. En todas nuestras clases de la universidad hay compañeros y compañeras que pagan la matrícula en 6 plazos, puesto que no tienen un fondo de ahorros o un colchón destinado a la carrera, y no pueden pagar 1000 euros de golpe, sino 130 cada vez, cada vez que ella o sus padres cobran el salario o el paro. Efectivamente estirar más estos pagos hasta 10 plazos hará que pueda pagar más fácilmente las tasas, y no será necesario que pague 500 euros a principio de curso, repercutiendo en su economía familiar. Es también habitual en las aulas la situación del estudiante cuya familia ha pagado una pasta por la matrícula y durante un tiempo no puede comer en la cafetería, ni ir a un concierto, ni incluso comprarse material, por el golpe que ha supuesto a él mismo o a sus padres el haber pagado tal cantidad de dinero del salario de ese mes.

Esto repercute en la cantidad de jóvenes hijos e hijas del pueblo trabajador que pueden estudiar. Los números hablan y arrojan cifras de 45.000 estudiantes universitarios menos en los últimos dos cursos. Además, también son numerosos los casos de estudiantes que se inscriben en la universidad, que pueden pagar el primer o los primeros plazos, pero no los posteriores. La consecuencia de esto es que se les cierra el expediente a mitad de curso, no pueden presentarse a los exámenes ni, obviamente, aprobarlos, y por tanto pierden la opción de recibir beca el año siguiente. Es el pez que se muerde la cola en forma de elitización de la universidad.

Podemos hablar también de los casos en los que la estudiante recibe beca. Aunque parece todo mucho más fácil, no es tan bonito como parece, si tenemos en cuenta el número de becas y su cuantía, cada vez más bajo, y si tenemos en cuenta la tardanza en la entrega de las mismas, que en muchos casos llega mucho después de que el estudiante ya haya perdido su curso, y presuponiendo que tiene un colchón de dinero para vivir mientras el ministerio lleva a cabo su burocracia y sus papeleos.

Como decíamos el fraccionamiento en 10 pagos es positivo, y si pudiera hacerse en 20 más estabilidad tendrían las familias, pero esto continuaría y continúa siendo absolutamente insuficiente. Antes o después, con más o menos tiempo, los estudiantes extremeños y de todo el Estado continuamos pagando tasas, y además muy altas y subiendo. El fraccionamiento, o incluso una hipotética bajada de tasas, no son la solución, sino un pretexto para luchar más: si esto permite que algunos estudiantes puedan mantenerse en la universidad y no abandonar la carrera, más fuerza tendremos para luchar por la abolición absoluta de las tasas y por una educación, por tanto, gratuita. Estos estudiantes, los que estamos/estáis al borde del abandono, somos incluso los que más motivo tenemos para luchar, la primera linea en la expulsión de la universidad y también de batalla.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook