tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Vie03072020

Última actualización09:36:03 AM GMT


Entrevista a un estudiante reprimido en Cantabria

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Tinta Roja ha tenido la oportunidad de entrevistar a Guillermo Díaz, miembro de los CJC en Santander e imputado junto a otros estudiantes durante una protesta pacífica en la Universidad de Cantabria el pasado 17 de febrero de 2014.

........

- Cuéntanos cómo sucedieron los hechos del pasado 17 de febrero de 2013.

Hace un año se organizó en la Universidad de Cantabria un acto "de libre acceso hasta completar aforo" que bajo el título 'Tengo una pregunta para usted', se publicitaba como "un momento excepcional para plantear al presidente de nuestra Comunidad nuestras reflexiones e inquietudes, y un ejercicio de transparencia".

Acudimos a éste en actitud pacífica, encontrando un despliegue de la seguridad privada instalado en los accesos al edificio de la Universidad, que nos impedía entrar al acto sin aportar ningún tipo de justificación. No comprendíamos cómo, incluso presentando la tarjeta de la Universidad, se nos prohibía el paso.

Al permitirse sólo acceder a personas afines, el acto acabó desarrollándose en una sala semivacía con más gente fuera que dentro. Al no poder ejercer nuestro derecho a acudir a un acto PÚBLICO para formularle al presidente de la comunidad nuestras preguntas, trasladamos nuestro descontento con sus políticas a la conclusión del mismo.

Ignacio Diego monta en el coche sin el menor impedimento y abandona la Universidad, declarando incluso al día siguiente en un periódico de Cantabria haber estado "muy a gusto".

Una vez ya había abandonado el lugar, uno de los escoltas propinó un puñetazo en la nuca y una bofetada a dos de los jóvenes. Esas agresiones, totalmente gratuitas, generaron lógicamente los reproches de los allí presentes.

Fue entonces cuando llega al lugar la Policía. Ésta responde a nuestra solicitud de identificar al escolta que nos agredió pidiéndonos la identificación a dos de nosotros. Así que tras trasladar en vano a la Policía lo ocurrido, nos retiramos, denunciando públicamente en programas de radio y entrevistas el abuso que habíamos sufrido.

- El juez de instrucción, en el auto, acusa a los estudiantes de: "indicios razonables de criminalidad". ¿Cómo valoras la versión de los hechos del auto del juez García Delgado?

Lo primero decir que nos encontramos ante un montaje jurídico/policial que no creo que tenga precedentes en Cantabria.

El auto judicial, a partir de las declaraciones de los escoltas, el chófer y el Jefe de Gabinete del Presidente, ha dibujado un escenario totalmente irreal, con una barrera de tres personas que impedían el acceso al coche oficial, intentos de entrar al vehículo cuando el Presidente estaba en su interior, agresiones, una pancarta tapando el parabrisas... nada de eso ocurrió y lo vamos a demostrar.

Han llegado incluso a presentar facturas por daños a unos coches que en las fotografías se observa cómo se marchan sin mácula, o a afirmar que "intentamos agredir al Presidente en todo momento", lo cual es rotundamente falso. Sin embargo, el testimonio de la periodista, única persona imparcial en estos hechos, no ha sido tenido en cuenta por contradecir la versión oficial.

Sin embargo, a día de hoy el magistrado ha dictado otro auto en el que admite nuestro recurso y las pruebas presentadas.

Así mismo, es importante decir que el Gobierno de Cantabria se ha retirado de la acusación particular, el mismo día que hicimos una rueda de prensa arropados por más de 200 personas en la universidad, , y que el fiscal haya declarado que necesita más pruebas para poder llevarnos a juicio con las imputaciones que dice el juez.

- ¿Por qué crees que se aplica el código penal de forma tan severa contra estos estudiantes?

Somos estudiantes todos muy concienciados en cuanto a la necesidad de organización, aunque no tengamos las mismas ideas. La Universidad de Cantabria ha sido históricamente una institución con muy poco movimiento estudiantil organizado, pero desde hace tres o cuatro años la cosa está cambiando. La realización de debates, manifestaciones, huelgas y piquetes es algo que a algunos no les gusta, y la burguesía responde siempre de la misma manera ante el avance de nuestras posiciones: represión y criminalización.

- ¿Qué tipo de soluciones ves ante el caso de represión? ¿Qué tipo de acciones se espera desarrollar?

La solución que esperamos es por vía judicial y no es otra que el sobreseimiento del caso. Hay que tener en cuenta que se nos atribuyen delitos que implican cárcel, hasta 12 años en el peor caso. De momento nuestra intención es difundir lo ocurrido y a través de nuestro caso hacer ver las injusticias y los despropósitos que te aplican cuando atentas contra sus intereses. Estamos desarrollando en las redes sociales la campaña #PreguntarNoEsDelito, que consiste en subir una pregunta (puede ser escrita en una cartulina y haciendo una foto) que le harías a Ignacio Diego sobre las problemáticas que hay Cantabria, en los pueblos, en los barrios, en los centros de estudios y en los centros de trabajo. Es algo simbólico pero que está funcionando y sirve para visibilizar el caso.

Para presentar la campaña se realizó una rueda de prensa, con la presencia de bastantes miembros del sector de la educación, estudiantes, profesores, así como familiares, amigos y conocidos de los imputados, los cuales se situaron detrás de una mesa con la pancarta "preguntar no es delito" con todos los asistentes detrás, en un acto que muestra el apoyo que reciben. Esta rueda de prensa apareció en diversas radios y periódicos locales.

Además, a propuesta de los CJC, se llevará en la manifestación por la educación pública convocada para el día 28 una pancarta con ese mismo lema, y se realizarán más pancartas y cartelones de papel para colocar por la ciudad.

- ¿Cómo crees que debe materializarse toda esa solidaridad?

Ahora mismo lo que más nos interesa es hacernos visibles y que el Juez sepa que cuando dicte un nuevo auto todos vamos a estar atentos a lo que diga. Sabemos que vamos a tener que recaudar fondos pues es muy posible que caigan multas, y que el papel de las organizaciones a las que pertenecemos va a ser muy importante. Repito que para nosotros, en este momento, la difusión es trascendental. Por supuesto, todo tiene sus tiempos.

- Al presidente de Cantabria, Ignacio Diego, le hemos podido ver riéndose de los trabajadores de SNIACE en huelga, o recientemente encararse con la Plataforma de Defensa de la Educación Pública. Parece que vuestro caso no es un hecho aislado en Cantabria.

La actitud del Presidente de Cantabria, Ignacio Diego, es la típica de un hombre al que se le ha dado todo hecho y que nunca ha tenido que pelear por poner un plato con comida encima de la mesa. En ese sentido, siempre tiene una sonrisa de superioridad en la boca aún cuando habla con una trabajadora del Hospital Sierrallana en Torrelavega que le recrimina la precaria situación del centro, o con los trabajadores de SNIACE que estaban en huelga por mantener sus puestos de trabajo o con los representantes de la Plataforma por la Defensa de la Educación Pública.

No obstante, nuestro caso difiere en el sentido en que no hay una conversación, ni un encontronazo, ni nada con él. Nosotros gritamos consignas por la educación pública mientras subía a su coche oficial y lo único que hicimos, que fue lo mínimo que podíamos hacer, fue reprochar a los escoltas sus agresiones. A partir de ahí surge todo este montaje contra nosotros.

- ¿Qué situación está viviendo el estudiantado cantabro?

La situación es similar a la que vive el estudiantado en el resto del Estado, pues la ofensiva la están realizando en el marco estatal. Nos encontramos en una situación de exclusión educativa para los hijos de la clase trabajadora, que ya no pueden en muchos casos costear los abusivos precios de la educación universitaria. En los institutos la cosa va a peor, con congelaciones de sueldo a los profesores, externalización de servicios, bajas y jubilaciones que no se cubren, y sobretodo una fuerte política de implantación de la Formación Profesional a los hijos de los trabajadores y las trabajadoras como salida al mercado laboral, eso sí, con unas tasas de explotación y precariedad casi esclavistas.

- Recientemente se ha aprobado el 3+2, nueva medida del gobierno en materia educativa. ¿Qué opinión tienes al respecto?

Bueno, esta medida cabe contextualizarla dentro de la LOMCE y por supuesto dentro del Espacio Europeo de Educación Superior y el Plan Bolonia. Parece del todo evidente el carácter de clase que tienen todas estas reformas y el 3+2 en particular.

En primer lugar, quitan las licenciaturas de 5 años e imponen un grado de 4 que se complementa con un máster de 1. El precio del crédito en el máster es como mínimo el doble que en el grado.

Ahora quitan otro año del grado y suman otro al máster. Es completamente evidente que esto va a suponer que muchos estudiantes finalicen sus estudios al acabar el grado, y no cursen un máster. Los hijos de la burguesía, en cambio, no tendrán este problema. Por tanto tendremos una capa de universitarios con el grado de 3 años con conocimientos muy generales en puestos de trabajo medios, y una élite especializada en altos cargos puestos directivos.

A todo esto, insisto, hay que sumarle la fuerte política que se está llevando a cabo para la promoción de la Formación Profesional, en lo que la LOMCE incide mucho.

En general preparan su mano de obra barata del futuro a costa de nuestros jóvenes.

- ¿Y qué solución ves para el movimiento estudiantil?

La única solución, en mi opinión, es la creación de un sindicato estudiantil estatal y muy fuerte que tenga un marcado carácter de clase, y que vaya acompañado de la lucha de todos los trabajadores, pues la educación es sólo una pieza más en la construcción de una sociedad.

No hay una solución, lo que hay es un camino que hay que andar conjuntamente, con los principios claros. Ahora estamos creando el germen de ese sindicato, ése es el camino.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook