tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mie23082017

Última actualización10:46:53 AM GMT


8M ¡Joven trabajadora alza la voz!

  • PDF
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 

El 8 de marzo es el Día de la Mujer trabajadora y no el día de todas las mujeres, independientemente de la clase social a la que pertenezcamos. Las mujeres no formamos una clase social, sino que constituimos un grupo social heterogéneo desde el punto de vista clasista, por lo que es necesario combatir la fantasía acerca de una supuesta comunidad de intereses en común entre todas las mujeres independientemente a la clase social a la que pertenezcamos.

El origen de la celebración de este día se remonta a 1910 en la II Conferencia de las Mujeres Socialistas Unificadas, donde las comunistas proponen la celebración de este día, que se organiza por primera vez el 19 de marzo de 1911, y en el que, tal y como expresó entonces la comunista Alexandra Kollontai, "la palabra de orden en esa importante movilización fue el derecho de voto para las trabajadoras y unir fuerzas en la lucha por el socialismo".

Continuamente nos hacen creer que es el 8 de marzo es el día de todas mujeres, para ello en la lucha ideológica, el capitalismo se sirve de los medios de comunicación y de todos los medios que tiene a su alcance, como el papel de la izquierda oportunista en las instituciones, que impulsan el feminismo institucional, generando la idea de que es posible encontrar solución a los problemas de la mujer en el marco del estado capitalista. Sirve como otro ejemplo de ello la institucionalización de este día por parte de la ONU en 1975, buscando eliminar su matriz original, obrera y revolucionaria.

Hoy se cumplen 100 años del triunfo de la Revolución de Octubre, este momento supuso el inicio de la época de transición del capitalismo al socialismo, del inicio del camino de la superación de la opresión hacia la mujer.

Fue un 8 de marzo de 1917 el día en que las mujeres rusas se manifestaron en Petrogrado exigiendo pan, el regreso de los soldados enviados al frente de guerra, la paz y la proclamación de la República dando pie a que se extendiese la huelga a todo el proletariado, transformándose en una insurrección que al cabo de cinco días acabo derrotando al Zarismo.

La Unión Soviética logró innegables logros para las mujeres, que en su época fueron pioneras. Entre ellas se pueden destacar el derecho a voto desde un primer momento, el acceso a la mujer a todos los sectores materializando la consigna a igual trabajo, igual salario, el derecho al aborto por primera vez a nivel mundial de manera pública y gratuita, se socializó el trabajo reproductivo, es decir se establecieron jardines de infancia, centros de la tercera edad, comedores públicos de manera pública liberando a las mujeres de esta tarea y se estableció la baja por embarazo y por maternidad de 20 meses.

Tenemos que recuperar ese espíritu de lucha porque somos las jóvenes trabajadoras las que hoy en día sufrimos las peores consecuencias que genera el capitalismo. Tenemos salarios más bajos, mayores tasas de paro, mayor porcentaje de contratos temporales y a tiempo parcial, es decir, una mayor precarización laboral.

Está en nuestras manos luchar por conseguir un futuro más digno. Si nosotras como jóvenes trabajadoras no alzamos la voz nadie lo hará por nosotras. Por lo que nuestra tarea tiene que ser vincular cada una de las reivindicaciones en materia de igualdad de género a la lucha general contra toda la explotación de la clase obrera, de esta forma tendremos más garantías de éxito.

Hoy en día están de moda ciertas concepciones, basadas en el feminismo radical que hacen ver al hombre como responsable de la esclavización de la mujer, elevándolo a la categoría de adversario social. De esta forma se presenta a la mujer como víctimas del poder masculino y desviando la lucha de la mujer de su terreno principal, la lucha por poner fin al sistema de explotación, que es una lucha común del hombre y la mujer trabajadora.

Las piezas clave para poner fin a la situación en que se encuentra la mujer trabajadora hoy en día sería, en primer, lugar garantizar la independencia económica, y esto pasa por poder acceder a todos los puestos de trabajo en iguales condiciones que el resto de sus compañeros, la socialización del trabajo reproductivo, creando comedores públicos, centros de la tercera edad, de educación infantil o lavanderías colectivas. Esto último se opone frontalmente al capitalismo, que en momentos de crisis ve en todos estos espacios nuevos mercados con los que generar más dinero, ofreciendo estos servicios de manera privada a quien pueda pagárselos. Por último, y no por ello menos importante, hay que combatir todos los prejuicios machistas que puedan acabar derivando en prácticas sociales de opresión.

Este 8 de marzo tenemos que salir a las calles de manera que visibilicemos la lucha de la mujer trabajadora, denunciemos la situación en la que nos encontramos, que se refleja en la continua precarización laboral y en las formas más brutales de opresión, como es la violencia de género. Pero nuestra lucha no puede quedarse limitada a este día, sino que tenemos que reflejar nuestra lucha a diario haya donde se vulneren nuestros derechos como mujeres.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook