tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Dom25062017

Última actualización04:30:00 AM GMT


Carta a un joven obrero con motivo de las Elecciones Europeas (IV): Los nuevos gestores del capitalismo solo piden tu voto, los comunistas no

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

PODEMOS echa un pulso a Izquierda Unida en su pugna por sustituir a la socialdemocracia clásica (PSOE) como gestora del capitalismo con "rostro humano", hablando de democracia en abstracto, sin decir qué clase estaría en el poder. Pero nosotros sí podemos saber qué clase ellos pretenden que esté en el poder: la clase capitalista. De otra manera, ¿cómo se explica que quieran reformar la Unión Europea desde dentro? 

El voto consciente no puede ir para aquellas opciones que tienen legitimidad solo porque aún no están desgastadas. Nosotros llamamos a la juventud a que vote al PCPE porque defendemos la salida del Euro, la UE y la OTAN. Porque el voto al PCPE sí impone una condición al que lo ejecuta: tiene que organizarse en su centro de estudios o en su centro de trabajo.

El programa de PODEMOS está fundamentado en situar a la Unión Europea como un lienzo en blanco que puede a llegar a ser cualquier cosa. Más de lo mismo que otras opciones.

Pero, entonces, ¿cuál es su única novedad y el motivo principal por el cual mucha gente les puede votar? Porque es una opción aún no desgastada, parecido a lo que pasa con Izquierda Unida para otras muchas personas.

 

¿Construir democracia?

"Auditoría ciudadana de la deuda", "Conversión del BCE en una institución democrática para el desarrollo económico de los países", "consolidar una banca al servicio del ciudadano"... son algunas de las propuestas de PODEMOS, encuadradas en que la participación "ciudadana" es capaz de enmendar un malo y coyuntural desarrollo del capitalismo mediante un "proceso constituyente democrático" que podrá sanear todos y cada uno de los desmanes.

Tanto es así que, en varios puntos su programa, PODEMOS hace bandera de los intereses de la pequeña y la mediana empresa; las cuales, con un "buen control democrático", "bancos públicos", "agencias públicas de rating", "Tasa Tobin" y "Promoción de la banca ética", pueden llevarnos un capitalismo de rostro humano.

¿Sitúa PODEMOS su programa en un camino hacia la socialización de los principales sectores de la economía para eliminar la explotación de los trabajadores? PODEMOS dice: "Cambio del modelo productivo mediante el desarrollo de un sistema de Investigación", "Desarrollo e Innovación de mayor valor agregado"...

Evidentemente, contando con que eso se daría dentro del capitalismo, todo ello estaría basado en potenciar las empresas donde haya un alto contenido de "valor añadido", tengan la "ISO 9001", "pro-actividad", "GMP", "leadership", "coaching" y toda esa monstruosa amalgama de conceptos empresariales que dan de comer a los cuadros intelectuales del "management" empresarial (cuya parte "progre" votará a PODEMOS) y que también sirven para apretarte a ti las tuercas en tu trabajo.

En su línea, PODEMOS continúa: "Papel comprometido de la UE en la paz mundial y creación de un Servicio Civil de Paz" (¡!). A lo cual los comunistas nos vemos obligados a responder con rotundidad: la UE, como estructura imperialista construida para el expolio de los pueblos, no puede jugar tal papel.

Sin embargo, para ese mismo imperialismo resulta muy útil que PODEMOS pinte de los más bellos y diversos colores el saqueo imperialista, haciendo pasar gato por liebre en una UE que amplia día a día su lista de agresiones imperialistas sobre otros pueblos. Así no solo la "derecha" dice que la UE se puede cambiar, sino que es un mensaje compartido también por esas "izquierdas" que son IU o PODEMOS.

Como podemos observar, el programa de PODEMOS se basa en ilusiones utópicas acerca de la democracia. Toda su línea está basada en que, con buena voluntad, se pueden cambiar las leyes económicas que mueven el capitalismo y que explican la voracidad del Capital. El programa de PODEMOS es un pastiche de aportaciones reformistas, fruto de las propias estructuras que han formado parte del proceso de formación del partido, así como los grupos "expertos" en la materia que han intervenido en los debates.

No obstante, por muy "neokeynesiano" que uno sea, no puede vivir de espaldas a la realidad. Si los propios propietarios del Capital no pueden domar a éste a través de las más diversas fórmulas neoliberales, ¿cómo podemos esperar que lo hagan un grupo de tertulianos, raperos, trotskistas, "think-tanks", maoístas y activistas de movimientos sociales "alternativos"?

Respondiendo a la pregunta inicial, la democracia no puede encuadrarse como un concepto abstracto por encima de las clases y la lucha de clases. La democracia es de clase y no puede ser de otra manera.

En el marco de la crisis general del capitalismo, un papel de confusión en esta cuestión tiene unas consecuencias criminales. Lo mismo podemos decir de la estructura imperialista de la UE: la concepción de que otra Unión Europa es posible, es la concepción de que otro capitalismo es posible.

 

Una coincidencia poco extraña

En la segunda carta vimos cómo el programa de IU se basa en unas concepciones que poco o nada tienen que ver con las necesidades actuales de la lucha de clases. En ningún caso se podrían encuadrar en algún tipo de paso hacia la construcción de un frente obrero y popular por el Socialismo. En cambio, sí que tiene mucho tiene con ocupar el papel político y social que ha jugado históricamente la socialdemocracia, sobre todo porque ese papel no está nada mal pagado.

Hablábamos también de PODEMOS, partido político que intenta recoger "genuinamente" (porque hay muchos otros que lo han intentado) todo el espíritu del 15M. Ese 15M que diluyó el movimiento sindical que se había conformado previamente en toda una suerte de mareas desconectadas entre sí e incapaces de cuestionar las bases económicas del capitalismo.

Si por aquel entonces el PCPE situó el 15M como un movimiento de carácter pequeñoburgués, hoy podemos decir lo mismo de PODEMOS, con su espíritu de las luchas "alternativas" y su radicalismo formal barato, que no es más que la expresión del intelectual y del pequeño empresario luchando contra la voracidad de los monopolios.

Un chillido de desesperación contra un mundo que avanza inexorablemente hacia la desaparición de los pequeños negocios y la socialización del trabajo. Porque el mayor problema de nuestros pequeñoburgueses no es la emancipación de la explotación capitalista, sino el horror que les supone el llegar a ser obreros: de ahí que te desprecien hasta el punto de negar que existas, hasta el punto de querer silenciar la voz de tu Partido y hacerle esconder las banderas.

Ambos proyectos expresan en lo concreto amplias similitudes políticas respecto a la UE, confluencia que no nos extrañaría que se profundizara en tiempos futuros. Y es que el oportunismo político, cuando ha sido necesario, siempre ha generado una convergencia, no tanto por cuestiones de unidad de principios estratégicos, sino más bien para negar al Partido comunista y a la clase obrera cuando deciden conquistar un futuro mejor.

Los rifirrafes entre IU y PODEMOS no son más que la expresión de las pugnas entre las diversas facciones del oportunismo debido a una recomposición de las capas sociales que portan consigo el regalo envenenado de la ideología del enemigo de clase. Es decir, que ante una apresurada proletarización de la pequeña burguesía y una reducción de la aristocracia obrera (esos obreros bien pagados que viven la realidad de otra clase), el oportunismo tiene que ver cómo encajar su propuesta política.

 

Un voto por la salida del Euro, la UE y la OTAN

Hoy la posición respecto a la UE delimita el campo revolucionario del campo reformista.

La UE es un instrumento al servicio de los grandes monopolios europeos que ha implantado unas políticas anti-populares en educación, en la industria, en el sector primario... La UE nació al servicio de los monopolios y morirá con ellos. No es una estructura reformable porque es una estructura de la clase burguesa, de nuestro enemigo.

Estas elecciones son una oportunidad formidable para explicar nuestra denuncia de la UE y nuestra propuesta de salida de la UE como herramienta de las oligarquías para promover, en función de sus intereses, las medidas antipopulares que empeoran nuestras condiciones de vida.

Junto a la OTAN, la UE es una estructura para la guerra imperialista y el saqueo de los pueblos.

A la par, el Euro es una moneda que ha empobrecido de manera marcada a la clase obrera y las capas populares, cuyo único objetivo es facilitar transacciones financieras.

Es porque eso que los comunistas hacemos una llamada a salirnos de la UE, la OTAN y el Euro.

Eso sí, no decimos que Bruselas, Alemania o la Troika sean los culpables y que España sea la perjudicada. En España también hay beneficiados por las políticas de la UE: los capitalistas que componen el bloque oligárquico español. Igualmente hay perjudicados: los trabajadores y los sectores populares. Porque España no es un ente al margen de las clases, sino que está compuesta por diferentes clases en pugna entre sí.

El matiz entre responsabilizar a las naciones como culpables o responsabilizar a las clases como culpables es el que delimita el campo entre aquellos que están con la clase obrera y aquellos que tan solo lanzan guiños a la oligarquía para ser los nuevos gestores de sus intereses. ¿O es que tú te creías que cuando Aznar decía "España va bien" nos iba bien a todos los españoles?

¡Ojo! Tampoco decimos volver a la peseta. Nosotros enmarcamos esta salida en un sentido clasista, en el marco de la superación del capitalismo y la construcción del socialismo-comunismo. Cuando toque, ya le daremos nombre a la moneda en curso.

 

Un proyecto que avanza, un proyecto que te necesita

Un análisis completo de la realidad revela que las condiciones materiales para la superación del capitalismo están ya más que dadas. Actualmente es posible cubrir las necesidades de la población con la producción existente. Nos hallamos en la etapa histórica de la superación del capitalismo, del paso al socialismo-comunismo. Y eso, evidentemente, vendrá de la mano de una revolución, porque sería muy ingenuo creer que los oligarcas nos van a permitir pacíficamente arrebatarles todas sus propiedades.

La última pieza del puzle para desatar este proceso en España es la maduración del factor subjetivo, que anda más retrasado. El factor subjetivo es sobre todo el fortalecimiento del Partido Comunista y su implicación en un movimiento obrero y sindical.

Este factor subjetivo se está generando con nuestra principal tarea de aquí a los tiempos venideros: ORGANIZAR. Organizar y dotar de una conciencia y una disciplina crecientes a las movilizaciones de masas.

Hoy, los militantes de los CJC son muy conscientes del papel histórico que juegan al formarse como militantes comunistas en el sentido más completo: participando en los frentes de masas, afinando el centralismo democrático (método de organización leninista) y estudiando los clásicos del marxismo-leninismo.

A la par que seguimos mejorando, nos esforzamos en ir construyendo la herramienta que necesita la clase obrera para organizarse: los Comités por la Unidad Obrera, un frente único sindical que tiene por bandera recuperar la necesaria unidad de la clase en cada centro de trabajo con la perspectiva futura en que sea la base del nuevo poder obrero.

 

Tu voto, sí, pero con una condición

Esta carta concluye con un llamamiento a que votes al PCPE en estas elecciones europeas.

Pero, a diferencia de otras organizaciones, nosotros sí ponemos a tu voto una condición. Porque el voto de cualquiera no nos vale. A nosotros de nada nos sirve que eches la papeleta y hasta las próximas te desentiendas.

Nuestra condición es que al día siguiente te organices en tu centro de estudios o en tu centro de trabajo para formar parte del frente obrero y popular por el Socialismo. Solo así dejarás de ser una persona entre tantos millones y te convertirás en un trabajador consciente que lucha por su futuro.

No nos avergüenza hacer proselitismo. El apartidismo es un concepto burgués al que hay que combatir a sangre y a fuego. Combatimos la ideología burguesa en el seno del movimiento obrero. Por eso decimos alto y claro: sin acabar con los conciliadores, es imposible organizar revolución alguna.

Si estás de acuerdo con nosotros, esta carta es para que te contactes con tu colectivo más cercano y te pongas ya a militar.

Porque la clase obrera vencerá.

Hasta ese punto esta carta es proselitista.

 

Atentamente,

Ramón Fernández y Adrián J. Bertol, militantes de los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC).


Carta a un joven obrero con motivo de las elecciones europeas:

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook