tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Lun19082019

Última actualización09:36:03 AM GMT


Bienvenidos a Andalucía, donde la mitad de los menores viven en la pobreza

  • PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 


Si fuéramos por la calle y escogiéramos al azar un niño o un adolescente, la probabilidad de que esa persona viva por debajo del umbral de la pobreza sería del 51%. No, no nos encontramos en medio de una ciudad africana, ni estamos rodeados de niños en una favela de Río de Janeiro. Tampoco es una superpoblada ciudad en India, ni hemos viajado al Moscú de mediados y finales de los años 90. Se trata de Andalucía, en el corazón de la "vieja Europa" y en el seno de la Unión Europea del supuesto "Estado de bienestar".

De acuerdo a datos de UNICEF en Andalucía, es más probable que un menor de edad andaluz sea pobre a que no lo sea, y que viva al filo o totalmente dentro de la exclusión social a que no1. La importancia de este hecho, aparte de reflejar las condiciones inhumanas de las familias trabajadoras en Andalucía, radica en que las repercusiones sanitarias y educativas (entre otras) causadas por las dificultades económicas, son prácticamente irreparables a lo largo de la vida del afectado.

En materia sanitaria la cuestión es alarmante. Según Antonio Escolar, miembro de la Asociación de Defensa de la Sanidad Pública en Andalucía: "el grado de pobreza infantil alcanzado en España dejará efectos indelebles en la salud de los niños y las niñas, porque la exposición durante la infancia a situaciones de privación y desigualdad está asociada a peores resultados en salud a corto, medio y largo plazo". O lo que viene a ser lo mismo: cuantos más niños sufran los efectos de la pobreza, más personas verán cómo su salud deja que desear a lo largo de toda la vida. El resultado, además de los perjuicios que supongan a nivel personal, supone un aumento en el gasto sanitario de dicho paciente. Este es el momento preciso para no olvidar que en los últimos años, bajo la excusa de la "crisis económica" (y que nunca está de más recordar que es una crisis de superproducción capitalista), los presupuestos en Sanidad se recortaron en sucesivas ocasiones, numerosos hospitales fueron privatizados y numerosas personas tuvieron que salir a la calle en las mareas blancas para intentar poner freno a la sangría que las políticas del gobierno español (en sumisión total a la voluntad de la Unión Europea) iba a hacer de los bolsillos de los trabajadores que necesitasen asistencia médica. Nos empobrecen, nos dañan la salud, y además nos hacen pagar para curarnos.

Con lo que respecta a la Educación, un tanto más de lo mismo. ¿Quién cree posible que un niño cuya familia vive bajo el umbral de la pobreza vaya a poder costearse estudios superiores? Es más ¿Alguien cree que si los padres no tienen para poner un plato de comida en la mesa para sus hijos van a poder pagar la mareante cantidad de libros de texto que exigen a los niños, cuando además cada libro se vende a precio de sangre de unicornio?

Hace tiempo, en Tinta Roja analizábamos cómo 1 de cada 3 familias no podían afrontar la "vuelta al cole"2. La renovación de todos los libros de texto debido a la implantación de la LOMCE tenía dos caras: primero, las editoriales aumentarían sus beneficios golosamente; segundo, las familias no tenían más opciones que gastarse el dinero en material escolar o ver cómo sus hijos se iban quedando atrás en el sistema educativo. También analizábamos cómo el propio Secretario de Estado de Educación, el señor Marcial Marín, incluía a la Educación Primaria en los niveles educativos que se tenían que reorientar hacia las "necesidades de las empresas"3 y lo que ello suponía.

La situación en Andalucía es la más escalofriante en España, pero no es la única. En este estado, el 36% de los menores viven bajo el umbral de la pobreza. Mientras, España es el estado de la UE que menos destina de su PIB a prestaciones a familias e infancia (0,5% del PIB)4. El ataque hacia los pobres (cada vez más pobres, cada vez más numerosos) se da en todos los frentes al unísono.


Frente a este barrizal para la clase obrera y los sectores populares, no duden en que habrá quienes pretendan encontrar atajos para salir del fango, aunque solo salgan ellos. Para salir todos, la única opción será la unión y organización de todos. Hoy, más que nunca, tanto Andalucía como el resto del estado no necesitan un cambio. Necesitan una revolución.

1: http://www.unicef.es/actualidad-documentacion/noticias/infancia-en-andalucia-2015-urge-un-plan-que-luche-contra-la

2: http://www.tintaroja.es/mov-estudiantil/1167-un-tercio-de-las-familias-no-van-a-poder-afrontar-los-gastos-derivados-de-la-vuelta-al-cole

3: http://www.tintaroja.es/mov-estudiantil/1214-ni-la-primaria-se-salva-de-las-necesidades-de-las-empresas

4: http://kaosenlared.net/unicef-alerta-de-que-uno-de-cada-dos-menores-andaluces-vive-bajo-el-umbral-de-la-pobreza/

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook