tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Jue09072020

Última actualización09:36:03 AM GMT


99 años después: herencia cultural de la URSS

  • PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

Si analizamos actualmente, casi un siglo después del estallido de la Revolución bolchevique, cada uno de los campos artísticos, podemos encontrar el legado que la cultura soviética ha dejado en cada uno de ellos; desde la gran literatura rusa, hasta la arquitectura constructivista, pasando por la danza y la música, el cine, la escultura y el resto de artes, vemos cómo la existencia de la Unión Soviética fue un elemento tan enriquecedor a nivel cultural que podemos decir claramente que el mundo actual sería infinitamente más pobre sin las aportaciones de la cultura soviética.

Ya en la Constitución soviética de 1936 se establecía que uno de los fines principales de la economía estatal era “elevar continuamente el nivel material y cultural de los trabajadores y trabajadoras”. Este principio no quedó sobre el papel, conformando un conjunto de palabras bonitas, sino que se trasladó a la práctica y, en poco tiempo, comenzaron a proliferar en el vasto territorio soviético numerosos centros culturales, universidades populares o escuelas para niños, niñas y jóvenes de todas las edades, conformando así una red educativa y cultural que permitió el desarrollo integral de millones de personas, la erradicación de la abrumadora tasa del alfabetismo previo a la Revolución y el extraordinario avance en el ámbito de la cultura.

Desde los primeros años, ya se pudieron observar los cambios culturales que supuso la Revolución, ya que la primera etapa del gobierno soviético se caracterizó por una explosión extraordinaria de cambio social y cultural. La nueva política económica trajo consigo un período de prosperidad que permitió consolidar la posición política del país a la vez que se desarrollaba la vida cultural y fue en estos años donde el vanguardismo ruso alcanzó su máximo nivel a través de diferentes movimientos artísticos como el futurismo, el suprematismo o el constructivismo1.

Haciendo un recorrido por cada campo cultural y artístico encontramos grandes referentes que a día de hoy son estudiados y admirados. Por ejemplo, en el terreno de la pintura sobresalen artistas de diferentes estilos, desde el vanguardismo de Kazimir Malévich o la pintura abstracta de Vasili Kandinski, hasta el realismo socialista de Aleksandr Semiónov o de Isaak Brodski, cuya obra está, en buena medida, dedicada a la Revolución bolchevique, la Guerra Civil Rusa y al propio Lenin.

Sin embargo, aunque asociemos el realismo socialista a los campos de la pintura y la literatura, no se trata de una corriente exclusivamente pictórica o literaria, sino que se extiende a otras ramas del arte como la música, donde destacan compositores de la talla de Dmitri Shostakóvich, miembro a su vez del PCUS, o Serguéi Prokófiev, del que os dejamos una de sus composiciones musicales más conocidas, “Romeo y Julieta”,  basada en un ballet compuesto previamente por él mismo e inspirado en la obra de William Shakespeare del mismo nombre.

https://www.youtube.com/watch?v=coxgnE3aTs0

Uno de los campos donde mejor se ve el legado cultural soviético es en el ámbito de la arquitectura, ya que, obviamente, buena parte de las construcciones posteriores a la década de los años 20 se ha conservado hasta nuestros días. Se trata de una arquitectura rupturista, que da un vuelco a las normas establecidas en ese momento y donde sobresale una figura, Konstantín Mélnikov, máximo exponente del constructivismo ruso.

Los amantes del séptimo arte también reconocen las obras maestras y los avances técnicos que algunos directores soviéticos aportaron al cine, como las teorías de montaje de Serguéi Eisenstein, director de “El acorazado Potemkin”, que han servido de inspiración para el cine posterior.

Antes hablábamos de realismo socialista y no podemos acabar este artículo sin mencionar al mayor exponente de esta corriente, Maxim Gorki2, en este caso desde el terreno de la literatura, ya que su obra más notable,“La Madre”3, la cual trata sobre la lucha revolucionaria de una mujer contra el régimen zarista, se considera la primera novela de este estilo. Dentro del ámbito literario destacan también otros escritores y revolucionarios como Mijaíl Shólojov, autor de “Campos roturados”4, o el poeta y dramaturgo Vladímir Mayakovski.

Podríamos continuar este breve resumen del legado cultura de la Unión Soviética haciendo un repaso al resto de artes o profundizando mucho más en cada una de las ya mencionadas, pero esperamos que esta pincelada sirva para hacer un pequeño homenaje a la valiosa herencia cultural de la URSS y para que puedas interesarte y seguir ahondando en cada uno de los campos culturales que hemos abordado en este artículo.


 

Referencias:

 

http://www.tintaroja.es/cultura/1410-ique-es-esa-cosa-tan-rara-del-constructivismo-ruso

http://www.tintaroja.es/cultura/1360

http://www.tintaroja.es/cultura/533-la-madre-de-gorki-y-el-inicio-de-un-ciclo-veraniego-de-novela-obrera

http://www.tintaroja.es/cultura/599-campos-roturados-el-campo-y-la-contradiccion-constante

 

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook